Buda.com cierra operaciones en Colombia

Alejandro Beltrán, Country Manager de Buda.com Colombia

Colombia

Mientras en Europa o Asia las entidades regulatorias ven a las criptomonedas como tecnologías aliadas que garantizan a los ciudadanos mayor libertad económica y empoderamiento financiero, en Colombia se rezaga y bloquea a este sector, frenando así, el desarrollo de las Fintech.


Después de varios meses presentando inconvenientes en el país por el cierre arbitrario e injustificado de sus cuentas bancarias debido a las circulares emitidas por la Superintendencia Financiera de Colombia, Buda.com, el Exchange de criptomonedas utilizado de Suramérica, cierra sus operaciones en Colombia.  

Al no existir un marco jurídico para las criptomonedas y debido al desconocimiento en tecnologías como Blockchain, el ente supervisor tomó medidas que dejan sin garantías a la compañía para operar en el país y se ve forzada a congelar sus operaciones, afectando así, no solo a sus empleados y proveedores, sino también, a muchos negocios, comerciantes y ciudadanos que monetizaban sus transacciones de forma segura con Bitcoin y otras criptomonedas a través de la plataforma. A raíz de este inconveniente, la compañía se vio obligada a interrumpir los abonos en pesos colombianos y realizar la devolución inmediata de los fondos a todos sus usuarios.  

Para Alejandro Beltrán, Country Manager de Buda.com Colombia, la situación es lamentable ya que “agotamos todas las instancias de diálogo y siempre fuimos transparentes, socializamos nuestro modelo de negocio, nos acogimos a las normas y leyes colombianas, recibimos el apoyo del MinTIC y capacitamos a diferentes entidades del Estado. Sin embargo, las medidas adoptadas por la Superintendecia Financiera, atentan contra el emprendimiento y la innovación de forma directa, frenando el desarrollo de las Fintech y dejando al país por fuera de las tecnologías 4.0”.   

De este modo, y teniendo en cuenta que el uso y adaptación de las criptomonedas en el país no va a parar; plataformas como Buda.com generaban control y seguridad en las transacciones mientras que, con su cierre, las personas que invierten y utilizan estos activos digitales se ven obligadas a recurrir a la informalidad y a exponer sus recursos en el “mercado negro” de criptomonedas para poder monetizarlos, generando así, efectos perversos y fomentando la clandestinidad en sus transacciones. Sin embargo, organizaciones y personas inescrupulosas que promueven esquemas piramidales y malas prácticas en el ecosistema de las criptomonedas, siguen operando sin ninguna restricción por parte de los entes reguladores.  

Pese a que, en congresos y encuentros internacionales, Colombia se ha venido promoviendo como uno de los países más adelantados en la adopción de estos activos digitales, la realidad es otra. Salvo unas mínimas excepciones, todos los países, incluyendo aquellos con mejor PIB y todos los que hacen parte de la OCDE, cuentan con plataformas de intercambio de criptomonedas, e incluso, por ejemplo, en Estados Unidos, el país con la mejor regulación financiera y de mayor protección a los inversionistas, los ciudadanos pueden realizar operaciones con criptomonedas. En este sentido, ningún país ha llegado a establecer las prohibiciones adoptadas por la Superintendencia Financiera de Colombia, salvo países con marcos coercitivos y restrictivos como Bolivia y Venezuela.

La compañía se ha caracterizado por tener un comportamiento financiero intachable que no da lugar a cuestionamiento alguno por parte de las entidades financieras, dando respuesta a las solicitudes que tanto los entes reguladores como los bancos han realizado para conocer su modelo de negocio y sistemas de operación. Toda la documentación exigida fue entregada a las entidades que la solicitaron. Sin embargo, esta nunca fue socializada y de forma inexplicable, se tomaron decisiones sin respuestas concretas.

“Es necesario analizar y preguntarse si es función de esta Superintendencia prohibir algo que está fuera de su competencia y si con esta decisión, se promueve un mercado clandestino. A su vez, si realmente comprenden todo lo referente a las criptomonedas y su tecnología subyacente, Blockchain. Y, por último, si -como la misma entidad lo ha expresado- es legítimo para cualquier ciudadano comprar criptomonedas, ¿por qué se restringe su uso? ¿No es esto un discurso paralelo en contra de las nuevas tecnologías?”, resaltó Beltrán.    

Por el momento, la compañía adelanta acciones legales contra el ente supervisor debido a las actuaciones inconstitucionales e ilegales que desconocen y vulneran derechos constitucionales como la libre competencia, la libertad de empresa, el derecho a la igualdad, el derecho a la propiedad y la iniciativa privada, fomentando así; la discriminación. A su vez, se resalta que existe una falta de competencia total por parte del ente supervisor ya que solo el Congreso de la República puede establecer este tipo de restricciones y prohibiciones.


200 OK

OK

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator, [no address given] and inform them of the time the error occurred, and anything you might have done that may have caused the error.

More information about this error may be available in the server error log.